febrero 1, 2017

Prevención de lesiones en ciclismo

El ciclismo, ya sea de montaña o carretera, es un deporte muy recomendado por sus numerosos beneficios. Durante su práctica se fortalece toda la musculatura, aunque parezca que solo estamos utilizando el tren inferior, la mayoría de las zonas musculares del tren superior(espalda, pecho, hombros, core) se activan.

El ciclismo, al igual que la natación, son deportes sin impacto articular por lo que, además de ser poco lesivos, son muy útiles en el trabajo de rehabilitación de muchas lesiones y de fortalecimiento para mejorarlas o evitarlas.

Pero no podemos pensar que ya que todos los estudios nos indican que el ciclismo y la natación son beneficiosos, estas actividades podamos realizarlas de cualquier manera. Por lo que a lo largo de este artículo vamos a señalar aspectos a tener en cuenta para evitar lesiones durante o como consecuencia de la práctica del ciclismo.

Lo primero de todo y esto es común a todos los deportes, son los estiramientos iniciales y el calentamiento. Sé que a la mayoría de nosotros nos da pereza estos preliminares y que estamos deseando ir al lio (muy típico de los hombres), pero esos 5-10 minutos no es tiempo perdido, sino todo lo contrario, ya que puede prevenir lesiones(pequeñas roturas o distensiones), que nos obliguen a dejar por un tiempo el ciclismo.

Como ya hemos dicho anteriormente, aunque el ciclismo sea un deporte en el que la principal función la realicen las piernas, es recomendable hacer unos estiramientos y movimientos articulares previos de todo el cuerpo y después comenzar la actividad a un ritmo pausado para que nuestra musculatura y nuestros aparato respiratorio y circulatorio se vayan preparando para lo que les espera más tarde.

De todas formas el motivo principal de las lesiones en la práctica del ciclismo es la postura en nuestra amiga bicicleta. Es fundamental una correcta colocación encima de ella, ya que la ejecución continuada de movimientos repetitivos que se realizan al pedalear en una posición inadecuada nos pueden producir molestias que a la larga se traducirán en lesiones de menor o mayor gravedad.

Hay multitud de tutoriales sobre la posición ideal del sillín (altura y colocación), altura del manillar y distancia entre ellos. Estos tutoriales nos pueden servir de guía, pero nosotros somos los que mejor nos conocemos y una vez ajustada la bici, la confirmación de su idoneidad van a ser las sensaciones que tengamos durante el ejercicio. Hay empresas que realizan estudios biomecánicos para ajustar nuestra bici a nosotros mismos, ya que no solo depende de nuestra altura o longitud de piernas, sino que hay otros factores importantes a la hora de ubicarnos encima de la bicicleta en busca de una posición neutra (equilibrio entre rendimiento y prevención de lesiones); como las rutas o entrenos que haces (distancia y tipo de terreno), grado de flexibilidad, antiguas lesiones, etc…

En conclusión, a la hora de coger la bicicleta ya sea a nivel aficionado o profesional es fundamental que la bicicleta esté adaptada a ti lo máximo posible, realizar unos estiramientos previos y un calentamiento gradual, procurar no caerte ni hacer esfuerzos que estén por encima de tus posibilidades(esto obviamente también puede producir lesiones) y realizar unos estiramientos finales. Si llevamos todo esto a la práctica no te podemos asegurar al 100% que nunca vayas a tener una lesión pero vamos a reducir las posibilidades al mínimo.

Así que nada compañer@s ciclistas. A disfrutar de esta gran afición pero evitando siempre los riesgos que conlleva.

Valora este post
Compartir en:

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies